Como estudiar (The Practice of Practicing)

Articulo de Stephen Hough, concertista de piano inglés

Los concertistas de piano pasan mucho más tiempo de sus vidas estudiando que tocando en conciertos. No es simplemente que las piezas necesitan ser memorizadas (por los músculos y la mente) sino también que el verdadero acto de tocar el piano es físico y atlético. Se trata del reflejo y la resistencia. Puede ser cierto que nunca se olvida cómo montar una bicicleta, pero si usted está oxidado no tiene muchas esperanzas de ganar o incluso completar el Tour de Francia.

Así que tenemos que practicar. Pero la clave es cómo hacemos que nuestro tiempo fuera del escenario sea de la mayor utilidad posible para que una vez que nos subamos al escenario se nos haga más leve… Un pianista que interpreta numerosos conciertos tiene poco tiempo de sobra, así que es importante que esas horas libres, incluso minutos, se utilicen también.

Mi maestro, Gordon Green, solía decir, «en la práctica un perfeccionista, en el rendimiento, un realista». En otras palabras, preparar asiduamente, sin descanso en casa, y en el escenario aceptar la situación a la mano. Sin desear que el piano esté más en sintonía, la audiencia será más agradecida (o más grande), y no te habrás hecho un lío con ese pasaje de octava, y así sucesivamente.

Pero ser un «realista» suena más bien prosaico cuando te enfrentas a llevar ante la poética, la vida apasionada de las obras maestras de compositores principales. Podría decirlo a la manera de Gordon: en la práctica, un ingeniero, en el rendimiento, un piloto. Tuercas y tornillos en un avión son incomparablemente importantes, pero cuando te sientas en la cabina de un concierto de piano de cola Steinway, tus ojos necesitan mirar hacia adelante, no por debajo.

El propósito de la práctica es hacernos creer (fuera de escena como ingenieros) que (en el escenario como pilotos) somos completamente libres para volar al destino de nuestra elección. Ese destino es uno que implica la imaginación y la creatividad, la espiritualidad y el peligro y el éxtasis, por supuesto, no sólo la de A a B de tocar las notas, pues sin los debidas herramientas en su lugar nunca estaremos en el aire. La mayor visión interpretativa de las últimas páginas de la sonata definitiva de Beethoven caerá en picado en el fracaso, si no podemos tocar un trino ni siquiera..

Por lo tanto, nos movemos en el interior del hangar, llave inglesa en mano, ¿cómo lo ponemos en práctica? Hay tantas respuestas a esa pregunta como piezas de nuestro repertorio, pero tal vez algunas señales te puedan ayudar:

Estudio

Disfruta de la tarea, tanto si comienzas a aprender una pieza como si revisas una larga familiar. Examina la puntuación como un rabino, estudiando minuciosamente un raro pergamino. Descifra el mensaje detrás de la notación. Un mapa de la travesía. Busca los obstáculos. Conoce la (buena) tradición de la evidencia histórica; desconfía de la (mala) tradición de “siempre se ha hecho así «. Puedes ser el secretario de Brahms en tu lugar de ensayo, pero en el escenario eres su propia voz. Y el mensaje de un compositor es siempre algo más que palabras: es un drama en el que tú y Brahms sois como una sola letra.

Dedos

Cuando empiezas a aprender una pieza, escribe siempre en digitación. Ayuda a la memoria, se hace hincapié en el acto de estudio, se desalienta la descuidada actitud de «listo a la primera lectura”, que se anticipa a los nervios en una actuación. Personaliza la partitura. En los primeros años de la carrera te pueden pedir que intervengas en el último momento por un colega que ha cancelado. Recuerdo una ocasión cuando tenía 20 años de edad, en la que recibí una llamada para tocar el tercer concierto para piano y orquesta de Bartok con la Sinfónica de Chicago y Esa-Pekka Salonen. Había alrededor de un día de antelación y no había tocado la pieza durante un par de años. Yo pude aceptar la fecha porque el pasaje desagradable torciendo hacia el final del tercer movimiento lo tenía con todas las digitaciones puestas, así que todavía estaba en mi memoria motora. Me salvaron un par de horas de trabajo, cuando sólo tenía 24 horas para hacer mis maletas y volar a través del Atlántico.

Seccionar

Tenemos que saber lo que podría ir mal en una actuación y por qué. No hay cosa tal como una pieza difícil. No son más que momentos en los fragmentos que son problemáticos. La coda notorio del segundo movimiento de Schumann Fantasie op. 17 es un buen ejemplo.
Schumann
A es fácil para la izquierda, moderadamente difícil para la derecha; B es difícil para las dos manos; C es un poco más fácil para los dos porque los dedos quinto aterrizan en notas negras; D es fácil para ambos. Para hacer frente a este pasaje como un conejo mirando a los faros de un coche que se acerca es totalmente contraproducente. No enfrentamos una apisonadora. Hay cuatro ruedas (o dos que son paralelas) y, si el conejo no está en la línea de estos, puede corretear en el bosque, indemne.

Practicar despacio

Una práctica lenta puede ser una completa pérdida de tiempo, si la mente no está funcionando rápidamente. El simple hecho de arrastre a través de pasajes como una tortuga contenta, es una pérdida del fieltro en los martillos de tu piano. La buena práctica lenta es más como una liebre deteniéndose para inspeccionar la escena – agudo en el análisis, viendo a través de las hojas de hierba, calculando el siguiente sprint. Mi tipo favorito de la práctica lenta es la mitad y la mitad variedad. Por ejemplo, en un pasaje semicorcheas voy a tocar cuatro notas al tiempo de la interpretación, luego cuatro notas son exactamente la mitad de la velocidad – y luego a revertir los grupos. A veces puede ser útil hacer esto con grupos de ocho notas. Se detiene cualquier movimiento amblar y se centra la mente rápidamente de un reflejo a otro. Se trata de una liebre con ojos atentos.

Audiencia

Hay dos peligros a evitar en la práctica , en primer lugar no toques como si estuvieras en el escenario, llenando las horas, estrellándote con piezas que no mejoran. Esto ocurre comúnmente en conservatorios – conciertos de Rachmaninov golpeaban con pasión a los crudos adolescentes. Sin embargo, el segundo más sutil peligro, no es quedar atrapado en un modo de práctica . Esto se relaciona con la práctica lenta sin sentido. Todo el enfoque en el estudio de la práctica debe ser cómo vamos a tocar cuando estemos en la sala de conciertos. Si surge algo aparte, no se detiene inmediatamente. Un lugar común entre los estudiantes : la música volando a lo largo; un choque de trenes, un segundo de silencio, empezar en el punto del error; continuar. El punto donde las cosas se estropearon es el lugar frágil, la costura delicada . Se necesita suficiente material para ser fuerte. Volver a la parte anterior al error, practicar más allá del error – así el propio error será reparado de forma más segura . De lo contrario, el parar o arrancar lo convierte en un reflejo – una repetición arraigada de la avería.

Mente

Tan importante como tener fuertes dedos – músculos, tendones, articulaciones sueltas y ágiles – es tener también una mente fuerte. Fuerte en la concentración, y fuera del escenario; siempre esforzándose por mejorar, relajándose cuando ninguno parece tener lugar; apuntando el dardo incansablemente en cada diana, gentil y amable cuando traquetea el suelo. Los músculos son eficaces cuando son capaces de tensar y relajar a voluntad, no sólo cuando se hinchan en una ondulación de la agresión. Esto es cierto para la parte física de tocar, así como para los desafíos mentales. La visión clara de la mente no es una mirada: debes ser capaz de concentrarte de cerca y de lejos, con flexibilidad y la sabiduría.

Hay un dicho muy conocido: la práctica hace al maestro. No creo que esto se pueda aplicar,a tocar el piano: «la perfección» abstracta es rara vez lo que buscamos, pero la buena práctica hace que sea más probable que demos un buen rendimiento. La atención, la concentración, y el apriete de los tornillos nos permiten la experiencia de un concierto. Nos permiten levantar el vuelo en libertad.

Stephen Hough

articulo original en inglés
traducción de Esperanza Serrano Sequiel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Warning: fsockopen() [function.fsockopen]: unable to connect to www.sweetcaptcha.com:80 (Connection timed out) in /furanet/sites/andaluciamusica.es/web/htdocs/wp-content/plugins/sweetcaptcha-revolutionary-free-captcha-service/library/sweetcaptcha.php on line 73
Couldn't connect to server